Las andanzas de Don Ricardo

¿Cómo van esas transiciones de fase?

Espero que os encontréis bien de salud y os estéis adaptando a la nueva situación lo mejor posible. Estamos viviendo unos tiempos difíciles y deberemos acostumbrarnos a modificar nuestra conducta lo necesario para estar a salvo y mantener a salvo a los demás. Ojo, sé que eso no es fácil. Yo tengo la suerte de poder teletrabajar y, por tanto, llevar la mascarilla solo cuando salgo de casa, pero sé que algunos debéis llevarla ocho horas diarias y eso debe ser un suplicio. Mucho ánimo, confío en que los científicos lograrán algún tratamiento o desarrollarán alguna vacuna. Pero tardarán, porque es ciencia, no magia, y la ciencia requiere personal cualificado, recursos y tiempo. Es duro esperar en estas circunstancias, pero creo que no nos queda otra.

Por lo que a mí respecta, estoy muy entretenida con el trabajo en la editorial, la participación en cursos y la asistencia a actividades. Gracias a Internet, he podido cursar talleres y estar en presentaciones a las que no hubiese podido ir de forma presencial. La oferta cultural es extraordinaria.

También me “he dado a la poesía”. Ya sabéis que siempre me ha gustado y la he necesitado, pero durante la sesentena me ha ayudado especialmente leerla y escribirla. Uno de los poemas que hice en un taller de la librería La Casa Tomada, se lo dediqué a mi padre. Y como hace ya siete años que os conozo, que ya sois como de la familia, me apetece compartirlo con vosotros.

Mi padre es la persona que más me ha ayudado en el blog, de hecho, creo que él y yo debemos ser las únicas personas que nos hemos leído todas las entradas. También es la persona más buena, inteligente, irónica y culta que conozco. Se merecería la mejor de las odas, pero ha tenido que conformarse con este romance. Espero que os guste.

Cuidaos MUCHO.

Besazos

Ilustración creada con SP-STUDIO. Servidora se quedó en “con un 6 y un 4 aquí tienes tu retrato”

LAS ANDANZAS DE DON RICARDO

Érase una larga historia

de un gallardo caballero

que tenía, ya de infante,

espíritu aventurero.

Realizaba experimentos

sin saber lo que era el miedo

y su cuarto parecía

explosivo gallinero.

Los aparatos eléctricos

sufrían los desperfectos

de un curioso que buscaba

cuál era el funcionamiento.

Sus proezas demostraban

un deslumbrante intelecto

fascinado por la ciencia,

cultivado con esmero.

Se decidió por la técnica

doctorándose ingeniero

con chupete de regalo

por ser el más jovenzuelo.

En el mundo laboral

tuvo diversos empleos

en los que pudo brillar

mostrándose muy certero.

La fotografía fue

mucho más que un pasatiempo.

Sus imágenes contaron

con gran reconocimiento.

Tardó en encontrar doncella

que cumpliese sus anhelos

pero al final una flor

fue objeto de sus desvelos.

Después de contraer nupcias

hizo en el esquí su estreno

convirtiendo de un trompazo

el tobillo en sonajero.

De la pata dolorida

y un reposo más ameno

surgiría una sorpresa

a principios de febrero.

Cuidó a la niña nacida

puso en su alegría empeño

estuvo siempre a su lado

le entregó el corazón pleno.

Sus hazañas del presente

tienen paisaje de encierro,

ve a la hija en la pantalla

sueña con ir al barbero.

La epopeya continua

el romance es incompleto

larga vida y mucha suerte

al padre que tanto quiero.

Laura

Acerca de Laura Morrón Ruiz de Gordejuela

Licenciada en Física por la Universidad de Barcelona y máster en Ingeniería y Gestión de las energías renovables por IL3. Tras desempeñar su labor profesional durante doce años en el campo de la protección radiológica, tuvo la oportunidad de entrar a trabajar en Next Door Publishers, donde, como directora y editora, puede aunar su pasión por la divulgación científica y los libros. Aparte de esta labor, desde 2013, ejerce de divulgadora científica en el blog «Los Mundos de Brana» —premiado en la VI edición del Concurso de Divulgación Científica del CPAN— y en las plataformas «Naukas» y «Hablando de Ciencia». Ha colaborado en los blogs «Cuentos Cuánticos» y «Desayuno con fotones» y en los podcasts de ciencia «La Buhardilla 2.0», «Crecer soñando ciencia» y «Pa ciència, la nostra». Es miembro del Grupo Especializado de Mujeres en la Física de la Real Sociedad Española de Física y socia de ADCMurcia y Cienciaterapia. En 2015 fue galardonada con el premio Tesla de divulgación científica de «Naukas».
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las andanzas de Don Ricardo

  1. Una preciosidad.
    Muchas gracias, Laura.

    Me gusta

  2. Jose Antonio dijo:

    Precioso detalle Laura. Se nota que ha salido del corazón.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s