Desenmascarando a Radiactivo Man

Licencia de Superheroe

PRIMERA ESCENA: OFICINA CENTRAL DEL CONSEJO SUPERIOR DE SUPERHÉROES. DESPACHO DEL DIRECTOR GENERAL

El DIRECTOR GENERAL está sentado en su despacho con un ataque de productividad moviendo unos papeles de un lado a otro de la mesa.

INSPECTORA DE ASUNTOS INTERNOS: Toc, toc

DIRECTOR GENERAL: Adelante.

INSPECTORA: Me han dicho que quería verme

DIRECTOR GENERAL: Sí, es sobre la revocación de licencia de superhéroe de Radiactivo Man. Desde que usted ocupa el cargo se han anulado muchas licencias y ya ha habido quejas de algún alto cargo.

INSPECTORA: El anterior inspector Iker Milenius había concedido tantas que empezaba a ser complicado encontrar un solo humano sin superpoderes. Todas ellas presentaban irregularidades.

DIRECTOR GENERAL: Puede que esté siendo demasiado estricta. Además, ponerse en contra de Radiactivo Man puede ser peligroso.

INSPECTORA: ¿Peligroso? ¿Por los poderes que le digo que no tiene?

DIRECTOR GENERAL: Él asegura que es radiactivo.

INSPECTORA: Por supuesto que es radiactivo. Y yo también.

DIRECTOR GENERAL: ¿Usted tiene superpoderes?

INSPECTORA: Podría parecerlo puesto que aún conservo el cargo con tantos amigos como me estoy haciendo, pero no. Usted también es radiactivo.

DIRECTOR GENERAL: ¿Yo?

INSPECTORA: Sí, usted, pero tampoco tiene superpoderes. Lo siento.

DIRECTOR GENERAL: ¿El qué?

INSPECTORA: Que no tenga superpoderes, igual le hacía gracia… En cualquier caso, creo que para explicarle porqué hemos revocado la licencia de Radiactivo Man es imprescindible que le recuerde algunos aspectos básicos sobre la radiactividad.

DIRECTOR GENERAL: Me parece bien, no veo demasiado claro esto de que soy radiactivo. A ver si va a resultar que brillo en la oscuridad y he hecho el tonto comprándome una lamparita para la mesita de noche.

INSPECTORA: Vayamos a la sala de reuniones y le iluminaré con mi sabiduría.

DIRECTOR GENERAL: Cuidado no me deslumbre.

************************************************************************************

SEGUNDA ESCENA: SALA DE REUNIONES

La INSPECTORA y el DIRECTOR GENERAL acondicionando mínimamente la sala de reuniones del edificio para su sesión formativa.

INSPECTORA: Bueno, si le parece repasaremos que es la radiactividad, cómo se cuantifica y, finalmente, los tipos de radiación a las que estamos expuestos.

La radiactividad puede definirse como la emisión espontánea de partículas o radiación electromagnética de alta energía por parte de núcleos atómicos inestables con el fin de aumentar su estabilidad. En la desintegración radiactiva los núcleos atómicos realizan la transición desde un estado energético inicial a un estado final de menor energía.

DIRECTOR GENERAL: ¿A qué se debe la inestabilidad del núcleo?

INSPECTORA: Principalmente a dos causas:

En primer lugar, a un balance inadecuado entre el número de protones (número atómico, Z) y el de neutrones (número neutrónico N) del núcleo, que impide mantener el equilibrio dinámico entre la repulsión electrostática que experimentan los protones y la fuerza nuclear atractiva entre nucleones (protones y neutrones). Un elemento químico, definido por su número atómico, puede tener isótopos (átomos con el mismo Z y diferente N) estables e isótopos radiactivos.

La fuerza nuclear fuerte que mantiene unidos a los protones y neutrones actúa sobre las partículas que los componen, los quarks. La interacción entre quarks se realiza a través de las partículas llamadas gluones.

La fuerza nuclear fuerte que mantiene unidos a los protones y neutrones actúa sobre las partículas que los componen, los quarks. La interacción entre quarks se realiza a través de las partículas llamadas gluones.

DIRECTOR GENERAL: ¿Y la otra causa de inestabilidad nuclear?

INSPECTORA: El núcleo también es inestable cuando se encuentra en un estado excitado y pasa a su estado fundamental o a un estado excitado de menor energía emitiendo rayos gamma.

DIRECTOR GENERAL: ¿Mmm…el núcleo está “excitado”?

INSPECTORA: Sí, puede encontrarse en un estado más energético por diversas causas, por ejemplo por una reacción nuclear. ¡No sonría! Qué tiene ¿dos años?

Sigamos…

En una desintegración radiactiva, se denomina padre o precursor al nucleido radiactivo inicial e hijo o descendiente al nucleido residual. El caso más simple es aquél en que el hijo es estable. Si el hijo es a su vez radiactivo o si varias generaciones de nucleidos hijos son radiactivos, se dice que se trata de una cadena de desintegración radiactiva.

radioradion

DIRECTOR GENERAL: ¿Qué tipos de radiación producen las desintegraciones radiactivas?

INSPECTORA: Radiación alfa, beta y gamma.

atomodesintegraciones

La radiación alfa está formada por partículas pesadas constituidas por dos protones y dos neutrones (núcleos de Helio-4) emitidas por la desintegración de átomos con un elevado número de nucleones (número másico, A). Debido a su masa, cuentan con un poder de penetración muy pequeño: no pueden recorrer más que un par de centímetros en el aire, y no son capaces de atravesar una hoja de papel, ni la epidermis. Por el contrario, el hecho de que transmitan toda la energía en un recorrido tan corto hace que su incorporación en el cuerpo proporcione una elevada dosis interna al liberar toda su energía a las células circundantes.
La radiación beta está compuesta por electrones y positrones, lo que le confiere un mayor poder de penetración. Aún así, se detiene en algunos metros de aire o unos centímetros de agua, y es frenada por una lámina de aluminio o el tejido subcutáneo. Puede dañar la piel desnuda. En el interior del cuerpo, las partículas emisoras de beta, irradian los tejidos internos.
La radiación gamma es de carácter electromagnético y se situa en la parte más energètica del espectro. Cuenta con un poder de penetración considerable. En el aire llega muy lejos, y para detenerla se hace preciso utilizar barreras de materiales densos, como el plomo o el hormigón.
Desde el momento en el que la radiación gamma entra en una sustancia, su intensidad empieza a disminuir de forma exponencial con la distancia debido a su interacción con los átomos del medio.

electromagnetic_spectrum

Pulsa sobre la imagen para ver el espectro con mayor detalle.

Estos tres tipos de radiaciones se conocen también como radiaciones ionizantes porque tienen suficiente energía como para ionizar un átomo (arrancarle un electrón) de forma directa o indirecta.  Otras dos radiaciones que también pertenecen a este grupo son:

Los rayos X, también de naturaleza electromagnètica, que se producen en un tubo de vacío a partir de un material que no tiene radiactividad propia. Su activación y desactivación, tiene un control fácil e inmediato.
La radiación de neutrones que se genera en las reacciones nucleares. Los neutrones tienen mayor capacidad de penetración que los rayos gamma, y sólo puede detenerlos una gruesa barrera de hormigón, agua o parafina.

Las reacciones nucleares consisten en el bombardeo de un núcleo blanco con partículas ligeras obteniéndose un núcleo residual radiactivo y otras partículas ligeras emergentes.

penetracion

INSPECTORA: Para resumir lo dicho hasta ahora veámos este vídeo

DIRECTOR GENERAL: ¿A parte del tipo de desintegraciones que experimentan, qué otros parámetros se necesitan para caracterizar las fuentes radiactivas?

INSPECTORA: Se deben conocer dos parámetros fundamentales: la actividad y el periodo de semidesintegración.

La actividad se define como el número de transformaciones nucleares por unidad de tiempo y es proporcional a la cantidad de sustancia radiactiva existente. Su unidad de medida es el Bequerelio: Bq = nº de desintegraciones/s.

El periodo de semidesintegración T1/2, es el tiempo que tarda una cantidad inicial de radionucleido en reducirse a la mitad, o, lo que es equivalente, el tiempo que ha de transcurrir para que la actividad de la muestra decaiga a la mitad. Puede tener valores muy distintos de uno a otro nucleido.

01013

DIRECTOR GENERAL: ¿Cómo podemos saber si nos hemos irradiado mucho o poco?

INSPECTORA: Ahora lo veremos. Es importante establecer magnitudes y unidades que nos permitan cuantificar la radiación. Calificaciones como “el triple”, “diez veces más” o “mucha”, que aparecen en algunos medios, no aportan ningún tipo de información y generan desconcierto y pánico.

Para estudiar las acciones de la radiación sobre un objeto sometido a ella, se define la magnitud dosis absorbida, que es la energía que transfiere la radiación a la unidad de masa del material irradiado. La unidad de dosis absorbida en el sistema SI es el gray (J/kg), cuyo símbolo es Gy.

Sin embargo, esta primera magnitud no nos aporta suficiente información sobre los efectos biológicos de las radiaciones ya que éstos no dependen únicamente de la dosis absorbida, sino del tipo de radiación empleado. Es decir, dosis absorbidas iguales de dos radiaciones diferentes producen unos efectos biológicos distintos. Para tener en cuenta esto, se define una nueva magnitud, la dosis equivalente, que es el producto de la dosis absorbida por un factor de ponderación para cada tipo de radiación. Este factor es 1 para las radiaciones X, gamma y beta; entre 5 y 20 para los neutrones, 5 para los protones, y 20 para la radiación alfa y otras partículas con varias cargas. La unidad de dosis equivalente en el sistema SI es el sievert, cuyo símbolo es Sv.

Al referirse a los efectos de la radiación sobre un organismo vivo hay que considerar también la diferente radiosensibilidad de los órganos y tejidos que la reciben. La dosis efectiva expresa el riesgo global que las radiaciones ocasionan en el organismo debido a una dosis de radiación del cuerpo entero y es independiente de si la totalidad del organismo se ha irradiado en forma uniforme o, por el contrario, no ha existido tal uniformidad. Esta dosis es la suma ponderada de las dosis equivalentes recibidas por cada uno de los tejidos, según adecuados factores de ponderación. Se mide en Sv.

Finalmente, en el caso de que se produzca la incorporación de una cantidad concreta de radionucleido en el organismo hablaremos de dosis comprometida, siendo ésta la dosis efectiva que recibirá una persona durante los próximos 50 años (70 años en el caso de los niños) a consecuencia de dicha incorporación.

DIRECTOR GENERAL: ¿Y qué niveles son los “normales”?

INSPECTORA: Las radiaciones ionizantes forman parte de nuestra vida cotidiana. Pueden ser de origen natural o  artificial. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, la radiación artificial causada por intervención humana, representa únicamente un 15% de la radiación total a la que estamos expuestos. El otro 85% proviene de causas naturales y escapa a nuestro control.

0008

El hombre produce y utiliza radiaciones ionizantes para numerosas aplicaciones médicas e industriales. La radiación artificial es fruto de estas actividades humanas. Se pueden obtener núcleos radiactivos artificialmente mediante reacciones nucleares.

La radiación natural tiene tres orígenes principales: los rayos cósmicos, los elementos radiactivos de la corteza terrestre, y los radioisótopos que absorbemos al respirar o alimentarnos. Representa una dosis media de 2.4 mSv anuales, si bien hay lugares donde puede ascender a 10 mSv. Estos valores nos indican que, a pesar de que las radiaciones son perjudiciales, existe una cierta tolerancia.

La radiación cósmica primaria es aquella que se origina en el espacio exterior y está constituida por protones y partículas alfa de energía muy elevada. Al pasar a través de la atmósfera interactúa con elementos presentes en ésta, originando radiación gamma, electrones, neutrones, mesones y otras partículas energéticas, cuyo conjunto constituye lo que se conoce con el nombre de radiación cósmica secundaria. La dosis debida a los rayos cósmicos depende la latitud (mayores dosis en los polos que en el ecuador) y la altitud (mayores dosis en las montañas que a nivel del mar). La dosis media que una persona recibe al año por esta radiación oscila entre 0,2 y 0,3 mSv. Si bien, una persona que viaje habitualmente en avión realizando vuelos transoceánicos estará más expuesta a estos rayos, ya que su cuantía aumenta con la altura (10 mSv. a 15 Km. de altitud).

Los elementos radiactivos naturales se encuentran distribuidos en forma bastante uniforme en las rocas y suelos de la corteza terrestre. La mayor parte de esta radiactividad proviene de las series radiactivas naturales formadas por los radionucleidos presentes en la formación de la tierra con un periodo de semidesintegración comparable con la edad de la misma y sus descendientes. Existen cuatro familias radiactivas naturales: las series del torio, uranio-radio, uranio-actinio y neptunio. El análisis del contenido de elementos que son productos de una cadena radiactiva natural, efectuado sobre muestras terrestres, permite establecer interesantes métodos para la estimación de la edad de la Tierra.

Además de los radionucleidos de las cuatro series radiactivas naturales también existen un cierto número de isótopos radiactivos naturales que no dan lugar a cadenas de desintegración.

Del total de radiación natural que recibimos, el 12% es radiactividad interna. Esta radiación proviene de las sustancias radiactivas presentes en los alimentos, en el agua y en el aire, las cuales, al ser ingeridas o inhaladas, se absorben en los tejidos vivos. Los principales isótopos radiactivos que contiene el cuerpo humano son el potasio-40, el carbono-14 y el tritio, pero también pueden encontrarse cantidades menores de algunos elementos pesados como el radio, el plomo o el uranio.

La fuente más importante de irradiación interna la constituye la inhalación del gas radón que se produce en las desintegraciones radiactivas del uranio y del torio y es a su vez inestable, transformándose en una partícula alfa y un núcleo de polonio. Si el radón es respirado y no se desintegra, puede volver a salir junto con el aire expirado. Pero si se desintegra mientras se encuentra en los pulmones, el núcleo de polonio radiactivo, puede quedarse adherido al tejido pulmonar y desde ahí continuar emitiendo radiación.

graficorxgd

Pulsar sobre la imagen para poder verla con mayor detalle.

Es decir, que tal y cómo le dije, todos nosotros tenemos material radiactivo en nuestro interior y no somos especiales por ello ni vamos con una capa creyéndonos superhéroes. De hecho, Radiactivo Man ha sido sometido a controles minuciosos de radiación externa y contaminación superficial e interna, con los detectores de dosis apropiados y se han obtenido resultados negativos.

DIRECTOR GENERAL: Aunque no sea más radiactivo que nosotros ¿los valores elevados de dosis a los que dice que fue expuesto no pueden haberle dado superpoderes?

INSPECTORA: No. De todos los efectos asociados a la exposición a radiaciones ionizantes ninguno es tener superpoderes. De hecho, el señor Tsutomu Yamaguchi, sobrevivió a las bombas de Hiroshima y Nagasaki y le aseguro que no se compró un traje rojo con capa ni se apuntó la liga de la justicia o donde se suponga que está apuntado Radiactivo Man.

DIRECTOR GENERAL: ¿Que el señor Yamaguchi estuvo en las dos explosiones?

INSPECTORA: Sí. De hecho, oficialmente, es el único superviviente de ambas bombas a pesar de que se estima que hubo unos 160 más. Él era de Nagasaki y figuraba en la lista de los afectados de allí, pero en 2009 el gobierno japonés reconoció que también había sobrevivido a la de Hiroshima, donde se encontraba de viaje de negocios el 6 de agosto de 1945. En los dos casos se encontraba a tres kilómetros del hipocentro. En la última etapa de su vida manifestó los efectos tardíos de su exposición a las detonaciones. Sufrió leucémia y a los 93 años, murió de càncer de estómago.

DIRECTOR GENERAL:¿Qué es eso de efectos tardíos, qué efectos biológicos produce la radiación?

El estudio de la radiobiología es complejo. La interacción de la radiación con la materia viva puede producir cambios moleculares celulares o muerte celular. En general, estos cambios moleculares pueden repararse, y en caso de ser así, el efecto de la irradiación es nulo. En el caso de no producirse la reparación, aparecerá una alteración en el funcionalismo o en la estructura celular y se producirá un daño celular. Atendiendo a la naturaleza del daño producido por la radiación en las células, clasificamos los efectos biológicos en estocásticos y deterministas.

Los efectos deterministas aparecen a partir de una dosis umbral, por debajo de la cual no se producen. Por encima de la dosis umbral, un número muy importante de células muere o deja de dividirse. Esta pérdida supone una lesión morfológica y funcional para un tejido. Pueden ser precoces o tardíos y la gravedad depende de la dosis recibida.

Los efectos estocástcios o probabilísticos, por el contrario, no tienen dosis umbral y su gravedad es independiente de la dosis. En cambio, el riesgo o probabilidad de que se produzcan sí que depende de ésta. Tienen un periodo de latencia largo ya que son fruto de transformaciones celulares y los pueden sufrir tanto las personas irradiadas como sus descendientes.

El modelo que mide los efectos estocásticos en función de las dosis recibidas, de forma conservadora, se ha extrapolado a partir de los datos obtenidos de exposiciones a dosis elevadas (supervivientes de Hiroshima y Nagasaki, pacientes de radioterapia, etc…). Por ello, existen radiobiólogos que no creen que dicho modelo sea aplicable en el caso de dosis muy bajas (del orden de 0.2 Sv) y apuestan por la existencia de una dosis umbral, por debajo de la cual, no se producirían efectos para la salud.

0101322

Finalmente, apuntar que en el caso de querer comparar los efectos letales producidos por diferentes niveles de dosis es muy útil emplear el concepto de dosis letal porcentual en función del tiempo, con una notación de la forma DL50/60. Representa la dosis necesaria para producir la muerte al 50% de la población expuesta al cabo de 60 días. La DL50/60 está en el orden de los 3-5 Gy para el hombre (irradiación de cuerpo entero), en ausencia de cuidados médicos especiales.

DIRECTOR GENERAL: Entonces eso de que pueda aumentar la fortaleza y…

INSPECTORA: Es una tontería. El único efecto biológico positivo, que aún no cuenta con datos concluyentes y está bajo estudio, es la hormesis que estimula algunas funciones celulares favoreciendo la reparación de los daños causados por una radiación anterior, disminuyendo sus consecuencias. Pero no da poderes especiales a la célula, que le veo yo venir…

DIRECTOR GENERAL: Bien, de acuerdo. Aprovechando que tenemos esta sesión formativa y por si el Sr. Radiactivo se persona en mi despacho, ¿podría explicarme a qué radiaciones se expuso en el caso de haber sobrevivido a una bomba atómica?

INSPECTORA: Por supuesto. Pero antes, si hablamos de bombas atómicas, es necesario recordar, a grandes rasgos, el significado de dos términos: fisión y activación.

La fisión nuclear es una reacción en la cual un núcleo pesado, bombardeado con neutrones, se convierte en inestable y se descompone en dos núcleos de tamaño parecido, liberando cierto número de neutrones (en general, dos o tres). Es una reacción altamente exoenergética.

fision

Estos neutrones, a su vez, pueden ocasionar más fisiones al interaccionar con nuevos núcleos que emitirán nuevos neutrones y así sucesivamente. Este efecto multiplicador se conoce con el nombre de reacción en cadena y puede ser controlado (energía nuclear) o incontrolado (armas nucleares).

La activación es un mecanismo por el cual un átomo que no es radiactivo se convierte en otro que lo es  mediante el bombardeo con neutrones o partículas cargadas. La activación por rayos gamma solo se da cuando estos tienen mucha energia.

Bomba de Hiroshima. El poder destructivo de una bomba está relacionado directamente con la energía que se libera durante la explosión. Las bombas nucleares liberan energías que son entre 1000 y 1000.000 veces mayores aún que las detonaciones químicas, como sería la de una tonelada de TNT. El poder explosivo de una bomba nuclear, llamado rendimiento, se expresa mediante la comparación con el poder destructivo del TNT, y así se habla de bombas de un kilotón (un kt) si la energía liberada es la misma que se produce al detonar 1 000 toneladas de TNT. Si el rendimiento es de 1 000 kt, se trata de una bomba de un megatón (un Mt). TNT: trinitrotolueno

Bomba de Hiroshima. El poder destructivo de una bomba está relacionado directamente con la energía que se libera durante la explosión. El poder explosivo de una bomba nuclear, llamado rendimiento, se expresa mediante la comparación con el poder destructivo del TNT, y así se habla de bombas de un kilotón (un kt) si la energía liberada es la misma que se produce al detonar 1 000 toneladas de TNT. Si el rendimiento es de 1 000 kt, se trata de una bomba de un megatón (un Mt).
TNT: trinitrotolueno

Las reacciones nucleares que ocurren durante la explosión de una bomba atómica producen radiaciones ionizantes. Algunas son emitidas de inmediato y otras, tiempo después de la detonación.

Los únicos productos de las reacciones nucleares que escapan fuera del material que forma la bomba tan pronto explota, son los rayos gamma y los neutrones.

En el caso de una bomba de alto rendimiento (megatones), la zona de dosis letal se sitúa dentro de la región devastada por el calor y la presión, por lo que la radiación inmediata no contribuye con nuevas víctimas. Para bombas pequeñas (pocos kilotones), la zona de dosis superior a los 4 Gy coincide con la zona donde los efectos de la onda de choque y del calor son causa probable de muerte.

La lluvia radiactiva es la caída sobre la superficie terrestre del material radiactivo producido por la bomba atómica. Tras la detonación, los núcleos radiactivos resultantes permanecen localizados en la zona que ocupaba la bomba y son vaporizados por la alta temperatura de la bola de fuego. Los neutrones liberados escapan a gran velocidad y activan materiales sobre la superficie que, a partir de ese momento, empiezan a emitir radiación espontáneamente. Gran parte del material situado cerca del hipocentro de la explosión (para una detonación de baja altura) es aspirado por la corriente de aire ascendente creada por la bola de fuego y sube a la atmósfera a través del tallo del hongo nuclear. Este material radiactivo regresará a la superficie terrestre. El tiempo que tarde en hacerlo dependerá del  tamaño de la partícula a la cual se ha incorporado. Las partículas grandes —de algunos milímetros— ascienden hasta la baja atmósfera y caen en uno o dos meses arrastradas principalmente por la lluvia y la nieve mientras que el polvo más fino —de milésimas de milímetro— logra llegar a la alta atmósfera, y puede tardar en regresar a la superficie entre uno y tres años. El lugar de la superficie en el que cae la lluvia radiactiva viene determinado por los vientos y la circulación del aire entre las capas atmosféricas.

La lluvia radiactiva origina altos niveles de radiación que disminuyen de forma proporcional al tiempo transcurrido. El principal riesgo biológico lo constituyen los rayos gamma emitidos por el material activado ya que las partículas alfa y beta emitidas son poco penetrantes y el grosor de la ropa o la piel las detiene. Sólo causarían quemaduras si se depositaran directamente sobre la piel. Un riesgo especial lo constituye la incorporación de núcleos radiactivos a la cadena alimentaria, ya sea a través de la comida ingerida por los animales o en forma directa por el ser humano. En este caso, la radiación poco penetrante libera toda la energía en una pequeña región del organismo y el riesgo de enfermedades genéticas y de cáncer es muy alto, incluso para dosis pequeñas de radiación.

DIRECTOR GENERAL: Vaya, visto así parece que todo el mundo recibe dosis muy elevadas

INSPECTORA: No es así, depende del lugar en el que se esté. Si nos fijamos en el caso de Hiroshima, los cánceres atribuibles a la exposición a radiaciones ionizantes son muy superiores para aquellos que se encontraban cerca del hipocentro que para los que estaban más alejados y recibieron dosis inferiores. El aumento de incidencia de cánceres en estos últimos es tan pequeño que podría asociarse a otras causas.

DIRECTOR GENERAL: Bueno, creo que ahora ya tengo instrumentos como para argumentar ante la comisión la decisión que ha tomado.

INSPECTORA: Las justificaciones estaban desarrolladas punto por punto en el documento que le entregué y que por lo que veo, se leyó a conciencia.

DIRECTOR GENERAL: Le dediqué el tiempo que estimé conveniente. Buenas tardes.

************************************************************************************

TERCERA ESCENA: DESPACHO DE LA INSPECTORA DE ASUNTOS INTERNOS

La INSPECTORA se encuentra en su despacho desarrollando una valiosa acción de márketing a través de la búsqueda del aumento de contactos. Mirando el Facebook.

RADIACTIVO MAN: Toc, toc, Inspectora

RADIACTIVO MAN: Toc, toc, Inspectora

RADIACTIVO MAN: Toc, toc, Inspectora

plushradioactivemanhomer

INSPECTORA: Adelante. Vaya… si lo llego a saber me hubiese traído el pijama.

RADIACTIVO MAN: Es mi traje y siempre lo llevo. Vengo a que…

INSPECTORA: Sé a qué viene

RADIACTIVO MAN:¿Sí?

INSPECTORA: Soy vidente. Ayer le llegó un comunicado conforme le habíamos revocado la licencia de superhéroe, no está de acuerdo y viene a reclamar.

RADIACTIVO MAN: Exacto.

INSPECTORA: Lo sé, soy muy buena. Aquí está el informe completo y al final los resultados de los controles médico y dosimétrico. Puede leer usted mismo las conclusiones.

RADIACTIVO MAN: “Problema grave de ictericia”

INSPECTORA: Más abajo.

RADIACTIVO MAN: ¿ictericia?

INSPECTORA: Señor, si no se había dado cuenta es usted amarillo. Se lo ruego, lea más abajo.

RADIACTIVO MAN: “No se ha detectado contaminación superficial ni contaminación interna.”

INSPECTORA: Usted tiene la misma radiactividad que cualquiera.

RADIACTIVO MAN: A mi me cayó una bomba atómica y me dio superpoderes.

INSPECTORA: Sí, ya, por curiosidad, ¿de qué potencia era la supuesta bomba? y ¿dónde estaba usted?

RADIACTIVO MAN: Pues no sé, la bomba sería como la de Nagasaki o la de Hiroshima, más o menos y yo estaba muy cerca.

INSPECTORA: La de Hiroshima y la de Nagasaki ni tenían la misma potencia ni estaban construidas igual puesto que la primera era de uranio y la segunda de plutonio. Y “muy cerca” no sé que distancia es en metros. En cualquier caso, ninguna irradiación provoca los poderes que usted dice que tiene. Y si no le acaban de convencer mis razonamientos le aconsejo que vaya al final del pasillo, al despacho que pone Director. Allí un señor muy amable estará encantado de atenderle.

RADIACTIVO MAN: Está bien

INSPECTORA: Ah, otra cosa, ya que me ha caído usted simpático…

RADIACTIVO MAN: No me ha dado esa impresión

INSPECTORA: Le daré un consejo: hágame caso, cámbiese de ropa y empiece una nueva vida

RADIACTIVO MAN: No puedo, soy un superhéroe y también puedo volar

INSPECTORA: Tenemos a un tal Supermán que dice que vuela en la UVI. Sea bueno, no despegue desde muy alto.

RADIOACTIVO MAN (HOMER) (LOS SIMPSON)

Esta entrada tiene el honor de participar en la XXXIX edición del Carnaval de la Física, organizado por El zombi de Schrödinger y dedicado a Sergio L. Palacios por ser ¡la BOMBA!

FUENTES DE INFORMACIÓN

Consejo de Seguridad Nuclear: http://www.csn.es/

Foro Nulcear:http://www.rinconeducativo.org/index.jsp

IAEA: http://www.iaea.org/

ICRP: http://www.icrp.org/

Sociedad Española de Protección Radiológica – SEPR: http://www.sepr.es/

Sociedad Española de Física Médica – SEFM: http://www.sefm.es/

The Radiation Effects Research Foundation: http://www.rerf.jp/intro/index_e.html

Acerca de Laura Morrón Ruiz de Gordejuela

Licenciada en Física por la Universidad de Barcelona y máster en Ingeniería y Gestión de las energías renovables por IL3. Tras años dedicada a la protección radiológica, he encontrado un empleo como directora y editora de Next Door Publishers, que aúna mi pasión por la divulgación científica y los libros. Aparte de esta labor, también ejerzo de divulgadora científica en mi blog «Los Mundos de Brana» —premiado en la VI edición del Concurso de Divulgación Científica del CPAN—, en el podcast para niñas y niños «Crecer soñando ciencia» y en las plataformas «Naukas» y «Hablando de Ciencia». He colaborado en el blog «Desayuno con fotones» y en los podcasts de ciencia «La Buhardilla 2.0» y «Pa ciència, la nostra». Soy miembro y community manager del Grupo Especializado de Mujeres en la Física de la Real Sociedad Española de Física y socia de ADCMurcia, Cienciaterapia y ARP-SAPC. En 2015 tuve el honor de ser galardonada con el premio Tesla de divulgación científica de «Naukas».
Esta entrada fue publicada en Física Nuclear, Protección Radiológica, Radiactividad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Desenmascarando a Radiactivo Man

  1. Pobre radiactivoman, ahora de que vivirá XD. La historia del japonés que sobrevivió a las dos bombas es brutal, la primera vez que la escuché me quedé en shock. Y toneladas de información, la verdad es que con los sievert estaba un poco perdido, ya no :).

    Eso sí, hay un superhéroe con el que no podrás, con Batman, pero porque no tiene superpoderes MOAHAHAHA!

  2. Pingback: Participaciones en el XXXIX Carnaval de la Física | El zombi de Schrödinger

  3. jmbenlloch dijo:

    Me ha gustado mucho la entrada, muy clara e instructiva. Yo tampoco tenía claro como se medían las dosis ni las distintas unidades pero ahora ya lo veo todo mejor 🙂

    Saludos 😉

  4. radiactivoman dijo:

    Lamentablemente, quiero dejar constancia de que todo lo que aquí se cuenta es fiel reflejo de lo que me ha ocurrido en estos días. Reconozco que la retirada de mis superpoderes está más que justificada.

    Pero también quiero decir que algo de “super-intuición” debo tener, puesto que mientras escribía esta entrada noté una “fluctuación en la fuerza” que me llevó a preguntar a Laura por una cuestión de concesión de licencias por el CSN. ¡No bromeo!

    ¡¡Me encanta, fantástica entrada!!

    • Sr. Radiactivo, puesto que está usted escribiendo por aquí deduzco que aún no ha puesto a prueba sus capacidades voladoras. 😉
      Todo lo que cuenta Radiactivo Man es cierto. Al preguntarme por la licencia de supervisor la primera vez, durante un segundo pensé ¿cómo lo sabe? creyendo que se refería a esta entrada. Hay cosas muy surrealistas 😉

  5. Pingback: Resumen final XXXIX Carnaval de Física | El zombi de Schrödinger

    • Hola Zombie de Schrödinger,
      Quiero felicitarte también desde mi blog por el magnífico trabajo que has realizado como amfitrión del Carnaval. La historia final que has redactado es simplemente el toque final que faltaba para hacer que haya sido magnífico. Gracias por ponerle tanta ilusión y mimar todas las entradas y gracias por dedicárselo a Sergio L. Palacios, el blog del cual siempre echaremos de menos.
      Un besote,
      Laura

  6. Pingback: Informe pericial para el caso Radiactivo Man | Humor | El profe de Física

  7. Starnia dijo:

    Me ha encantado la entrada!!
    Divertida, y me ha servido casi para repasar todo lo que llevo estudiado hasta ahora, pues seré una futuro técnico.
    Muy impactante lo del superviviente a las dos bombas!!

    Un saludo! !

    • ¡Hola!
      ¡Muchas gracias Estefanía! Hay más entradas de Radiactivo Man que hablan de aspectos de las radiaciones ionizantes. Supongo que ya lo conocerás, pero por si acaso quiero recomendarte el blog “Desayuno con fotones”. Es un blog destinado a la divulgación de la física médica y hay entradas para todos los niveles, desde un poco más técnicas a completamente divulgativas. Creo que, como futura técnica, puede resultarte interesante.
      Un abrazo!

  8. Rodrigo García Gorga dijo:

    Apasionante historia. Muy buena y didáctica, eso sí, para un grupo muy selecto.

    Ánimo Radiactivoman, la vida da más oportunidades!

  9. JUAN L. dijo:

    Me ha encantado, para refrescar y ampliar. Seguro que utilizaré mucha de esta información. Y en cuanto a Radiactivo Man… ¿por qué no renovarle la licencia de superhéroe “a modo de prueba”?
    Un cordial saludo y gracias.

  10. klk dijo:

    Me han hecho leer esto en la escuela y casi me muero del aburrimiento.

    • Lo siento mucho. Afortunadamente hay muchos blogs de divulgación y seguro que encontrarás otros con los que te lo pasarás genial mientras aprendes.
      Un saludo.

    • radiactivoman dijo:

      ¡Rayos y retruécanos!
      Pues los superhéroes estamos para ayudar en todo lo que haga falta, así que si necesitas alguna aclaración, no dudes en preguntar.

      Un crack tu profesor recomendando divulgación de calidad. Uhm…. ¿Qué te parecería si te dijese que creo que se quién es?
      🙂

      ¡Vámonos átomos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s