¡Higgs, higgs! ¡Hurra!

François Englert y Peter W. Higgs

François Englert y Peter W. Higgs

Ayer, con gran sorpresa para todos, François Englert y Peter Higgs fueron galardonados con el Premio Nobel de Física de 2013 “por el descubrimiento de un mecanismo teórico que contribuye a la comprensión del origen la masa de las partículas fundamentales, el cual ha sido recientemente confirmado por los experientos ATLAS y CMS en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) en CERN”.

Desde el 4 de julio del pasado año, la popularidad de Peter Higgs (profesor emérito en University of Edinburgh) se ha disparado. Ha impartido múltiples conferencias y se le han realizado un sinfín de entrevistas. Dejando sus méritos científicos a un lado, el bosón lleva su nombre y eso le ha convertido en el principal foco de atención. El otro personaje relacionado con la partícula,  gracias a la ocurrencia de Leon L. Lederman y  que se achaca a su editor[1],  es Dios, y a ese es más difícil pillarle en buen momento.

El otro galardonado, Englert (profesor emérito en Université Libre de Bruxelles) es poco conocido por el gran público y el Premio Nobel, al menos, le concede el reconocimiento que merece. Quien no ha tenido esa suerte es el tercer físico que lo hubiese recibido, el belga Robert Brout, quien falleció en 2011.

A Capella Science – Rolling in the Higgs (Adele Parody)

Se han escrito múltiples artículos sobre el famoso bosón, algunos más acertados que otros. Es complicado hacer analogías de conceptos complejos y, en ocasiones, estas acaban teniendo poco que ver con la realidad. Dado el alud de entradas recicladas e informaciones de todo tipo sobre el Higgs, creo que tiene poco sentido que añada otra más. Por ello, me limitaré a enlazaros aquellas piezas de divulgación que, en mi opinión, son excelentes y dan una buena explicación de lo que sí que es el mecanismo de Higgs.

[1] En la primera versión sólo hacía referencia al editor de forma distendida pero el comentario de MarianoS me ha hecho ver que debía ser más precisa en este detalle.

Acerca de Laura Morrón Ruiz de Gordejuela

Licenciada en Física por la Universidad de Barcelona y máster en Ingeniería y Gestión de las energías renovables por IL3. Tras años dedicada a la protección radiológica, he encontrado un empleo como directora y editora de Next Door Publishers, que aúna mi pasión por la divulgación científica y los libros. Aparte de esta labor, también ejerzo de divulgadora científica en mi blog «Los Mundos de Brana» —premiado en la VI edición del Concurso de Divulgación Científica del CPAN—, en el podcast para niñas y niños «Crecer soñando ciencia» y en las plataformas «Naukas» y «Hablando de Ciencia». He colaborado en el blog «Desayuno con fotones» y en los podcasts de ciencia «La Buhardilla 2.0» y «Pa ciència, la nostra». Soy miembro y community manager del Grupo Especializado de Mujeres en la Física de la Real Sociedad Española de Física y socia de ADCMurcia, Cienciaterapia y ARP-SAPC. En 2015 tuve el honor de ser galardonada con el premio Tesla de divulgación científica de «Naukas».
Esta entrada fue publicada en Física de Partículas, Premio Nobel y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¡Higgs, higgs! ¡Hurra!

  1. Pingback: ¡Higgs, higgs! ¡Hurra! | Universo y...

  2. MarianoS dijo:

    Laura, solo un detalle: que el nombre “La partícula de Dios” fuera ocurrencia de un editor es una de esas leyendas urbanas que luego resultan ser mas falsas que una moneda de 3 euros.

    No parece muy creible que ningún editor obligue, contra su voluntad, a un Premio Nobel como Lederman a cambiar el título de un libro que tendría garantizadas en cualquier caso buenas ventas. Pero aparte, está la observación directa: Leyendo el libro original, The God Particle, —que cientificamente está muy bien, por supuesto— queda claro que una buena parte de la estructura del libro, y varias secciones enteras son consistentes con ese título. Con ése, no con el que según la leyenda Lederman habría pretendido poner.

    Por ello sorprende mucho la gran cantidad de exculpaciones a Lederman que se encuentran en Internet (escritas por físicos, por ejemplo, recuerdo haber leído una en un buen blog como PrincipaMarsupia), dando por buena la historieta y propagando la leyenda que deriva la `culpa’ a su editor. Seguramente el propio Ledermann ha sido lo suficientemente ambiguo como para transmitir de manera efectiva la creencia de que el asunto había sido así, sin llegar a decirlo nunca explícitamente. Poniéndose de lado de manera simpática ante la avalancha de críticas por parte de la comunidad, consigue derivar el chaparrón al anónimo editor, al que tú mandarías a Siberia y de trabajos forzados, pobre!

    Está claro que se trató de un asunto de marketing. Lederman pretendía llegar al mayor número de compradores potenciales, en la campaña a favor del SCC estadounidense (lo que era una de las razones tras el libro) y ciertamente, con un título tan provocador, pensaba ser mucho más efectivo. Que a sus colegas físicos les iba a desagradar de manera casi unánime no pesaría tanto en la balanza, supongo.

    Hace unos meses se ha anunciado un nuevo libro de Lederman sobre el tema, escrito ahora con C.T. Hill. El anuncio indica, mejor de lo que pueda hacerlo ninguna deducción, que la elección de `The God particle’ como título del anterior fué completamente intencionada. El título de este nuevo libro, de publicación prevista para ya (Octubre de 2013) también incluye `the God particle’. Y es que el editor de Lederman debe mandar mucho …, pero lo que se dice mucho.

    • Hola,
      Gracias por tu comentario. Sé que no voy a parecer muy fiable cuando te diga que sabía lo que me has explicado y que me he leído el libro. Pero así es. Lo cierto es que el texto era irónico y pretendía jugar con la leyenda que hay ya que no creo que nadie pueda creer en serio que un editor puede imponerle a Lederman un título como ese. Pero visto tu comentario entiendo que no lo hice bien y se ha traducido en una falta de rigor y lo siento mucho.
      Un saludo,
      Laura

    • Mariano,
      Ya lo he corregido y te he citado en la corrección. Gracias por tu aportación.

      • MarianoS dijo:

        Laura, gracias por la respuesta y el detalle de corregirlo. Te creo totalmente cuando me dices que ya lo sabías, y que te pareció claro que no era necesario remachar que era una leyenda, pues cosas parecidas me han pasado a mí varias veces. Es una pena que no tengamos disponibles para escribir emoticonos estandarizados para marcar modo irónico on/off (por cierto ¿existen?) que disminuirían el riesgo de malentendidos, como el que yo cometí al no apreciar el matiz irónico en tu frase. Pero créeme, al menos en mi experiencia reciente, me he tropezado con bastantes convencidos de la leyenda, y lo he leído, escrito totalmente en serio, en varios otros lugares. Los suficientes como para que al leerlo en tu blog me animara a precisar el detalle; discúlpame si ha quedado un poco demasiado tiquismiquis por mi parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s