Luto

A Soledad y Ricardo,

Su bata colgada detrás de la puerta, sola, sin ella, como yo. La tristeza duele en el pecho, asfixia. No se calma con el llanto. Descubro la cara más amarga de la mortalidad: sobrevivir echándola de menos.

Mi muñeca descansa encima de su cama, ya no me espera en la habitación contigua, en la que a veces me quedaba a dormir. Prefiere estar cerca de mi abuelo. No se moverá de allí hasta que él nos abandone y vaciemos el piso. Su vestidito siempre estará limpio, como se lo tenía ella.

Mi abuelo coloca con cuidado sus pañuelos sobre la colcha como había hecho ella tantas tardes. Pero hoy no me disfrazaré con ellos ni la veré sonreír. Me los llevaré y los guardaré en un cajón como un tesoro, porque ella quería que los tuviese. No me los volveré a poner.

Siempre encontraré la casa impoluta y ordenada como cuando estaba viva. Mi abuelo se encargará de eso, será otra forma más de honrar su memoria. Saldrá adelante por nosotros. Siempre estará ahí cuando lo necesite, siempre se preocupará por mí y tendrá una sonrisa preparada. Solo en su sillón, llorará cada tarde hasta que su muerte vuelva a reunirlos en el cielo que imaginó para ambos.

No fui capaz de ver el piso vacío. Quiero recordarlo tal como era cuando iba después del colegio a merendar, cuando pasaba los veranos jugando,… El luto nunca termina. Siempre sentiré la necesidad de hablar con ellos, de presentarles a las nuevas personas que conozca, de explicarles las cosas que me ocurren, lo que me hace feliz, lo que me inquieta. Siempre los añoraré en las celebraciones y en cualquier situación que signifique algo para mí.

Siempre habrá demasiados te quieros pendientes.

****

P.D. Esta entrada participa en el reto #RelatosNostalgia que Guillermo Peris lanzó por twitter.

 

Acerca de Laura Morrón

Licenciada en Física por la Universidad de Barcelona y máster en Ingeniería y Gestión de las energías renovables por IL3. Tras años dedicada a la protección radiológica, he encontrado un empleo como directora editorial de Next Door Publishers, que aúna mi pasión por la divulgación científica y la literatura. Aparte de esta labor, también ejerzo de divulgadora científica en mi blog «Los Mundos de Brana» —premiado en la VI edición del Concurso de Divulgación Científica del CPAN—, en el podcast «Crecer soñando ciencia» y en las plataformas «Naukas» y «Hablando de Ciencia». He colaborado en el blog «Desayuno con fotones» y los podcasts de ciencia «La Buhardilla 2.0» y «Pa ciència, la nostra». Soy socia de ADCMurcia, Cienciaterapia, Asociación Podcast y ARP-SAPC. En 2015 tuve el honor de ser galardonada con el premio Tesla de divulgación científica de «Naukas».
Esta entrada fue publicada en Relato y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Luto

  1. Ricardo dijo:

    Muy emotivo, el tiempo no apaga el recuerdo ni la tristeza. Gracias!!!!!!!!!

  2. Melli Toral dijo:

    Que relato más hermoso. Gracias Laura

  3. mcastigarcia dijo:

    Me ha encantado y llegado. Me gusta recordar a mis seres queridos, así en casa aún decimos la habitación de la abuela (convivió con nosotros su último año de ELA), el jersey de papá (el de mi padre, que a veces pongo), …….. Me gusta tenerlos en la memoria
    De qué manera más hermosa expresas ese sentimiento
    Un abrazo Laura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s