El viajero marciano

Recreación artística del Spirit en su lugar de descanso definitivo, la zona Troy. Créditos: NASA/JPL.

El explorador yace para siempre sobre la tierra inanimada del planeta rojo. Durante seis años lo recorrió, lo estudió, descubrió algunos de sus secretos. No se trataba solo de un deber impuesto por la agencia espacial. Necesitaba conocer su hogar, su único amigo. Su hermano estaba demasiado lejos. Ambos tenían una labor importante que realizar, ambos estaban condenados a la soledad y al destierro.

En el ejercicio de su misión fue el primer robot en coronar la cima de una montaña de otro mundo. Sus huellas sobre la piel marciana contribuyeron a que cumpliese el objetivo de encontrar rastros de agua en el planeta. Se creció ante las adversidades. Resistió tres fríos inviernos, luchó por sobrevivir. Contempló muchas más puestas de Sol de las que hubiesen podido imaginar sus creadores. Superó todas las expectativas. Pero no pudo burlar a la muerte.

Puesta de sol en Marte vista por Spirit. Créditos: NASA/JPL.

El 29 de abril de 2009 quedó atascado en una roca puntiaguda, en una trampa de la que fue imposible liberarlo. No volvió a pasear por las tierras encarnadas de su compañero, pero no se rindió. Continuó investigando desde allí como plataforma científica estacionaria.

Se acababa el tiempo.

Spirit mandó su última señal a la Tierra el 22 de marzo de 2010. Su mensaje de despedida antes de emprender el eterno invierno.

Material de color blanco en la región de Paso Robles, que se comprobó que contenía sales sulfatadas con agua en su interior. Créditos: NASA/JPL.

****

Este relato participa en la iniciativa de @Divagacionistas con «Huellas» como tema principal y está basado en la misión del rover Spirit. Para conocer mejor su historia y la de su hermano el Opportunity os recomiendo vivamente que os deleitéis con este maravilloso post de Daniel Marín (@Eurekablog). Es completísimo y está escrito con una redacción absolutamente deliciosa.

Acerca de Laura Morrón

Licenciada en Física por la Universidad de Barcelona y máster en Ingeniería y Gestión de las energías renovables por IL3. Tras años dedicada a la protección radiológica, he encontrado un empleo como directora editorial de Next Door Publishers, que aúna mi pasión por la divulgación científica y la literatura. Aparte de esta labor, también ejerzo de divulgadora científica en mi blog «Los Mundos de Brana» —premiado en la VI edición del Concurso de Divulgación Científica del CPAN—, en el podcast «Crecer soñando ciencia» y en las plataformas «Naukas» y «Hablando de Ciencia». He colaborado en el blog «Desayuno con fotones» y los podcasts de ciencia «La Buhardilla 2.0» y «Pa ciència, la nostra». Soy socia de ADCMurcia, Cienciaterapia y ARP-SAPC. En 2015 tuve el honor de ser galardonada con el premio Tesla de divulgación científica de «Naukas».
Esta entrada fue publicada en Divagacionistas, Divulgación, Relato y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s